Artículos

- FALSOS MITOS DEL PROFESOR PARTICULAR: EL SÍNDROME DEL NIÑO EXCESIVAMENTE APOYADO. (14-01-2015)

Ante el cada vez más habitual fracaso escolar de nuestros hijos, y el hecho común de que un elevado porcentaje del alumnado suspenda alguna asignatura, los padres cada vez se preocupan más sobre cómo poder evitar esta situación.

Falsos Mitos Profesor Particular

Existe una fuerte tendencia a gastar mucho dinero en asignar un profesor particular al alumno, pensando que es la mejor solución, sin embargo, existen otras alternativas que combinan las ventajas del refuerzo escolar con el trabajo individual del alumno, de una forma más beneficiosa para ellos. Veamos cuáles son los principales riesgos de formarse con un profesor particular.

Ante la crisis muchas personas dedicadas profesionalmente a otras actividades han optado por dedicarse a dar clases particulares mientras se encuentran en el paro. Dichas personas no son profesionales de la educación. No siempre cuentan con la formación adecuada y no conocen ni los temarios ni las herramientas que se usan hoy en los centros educativos. Tampoco conocen las peculiaridades de los centros y profesores de la zona.

Terminar una carrera universitaria te especializa en un tema, pero no es garantía de ser un buen comunicador, lo que puede ser muy contraproducente ya que puede desmotivar más aún al alumno.

Se incrementa la dependencia del alumno hacia el profesor, por lo que luego le resulta aún más complicado tener la confianza suficiente en sus capacidades para trabajar solo. La autonomía es muy importante ya que en los exámenes debe trabajar solo, así como durante los días en los que el profesor no esté con él.

Uno de los problemas más habituales del profesor particular, es que le facilite en exceso el trabajo al alumno, llegando incluso a resolverle los ejercicios para justificar delante de los padres la inversión realizada. De esta forma se consigue que el alumno siga sin saber resolver los problemas por sí mismo.

Todas estas desventajas se evitan cuando se apoya al alumno dentro de un grupo reducido en un centro especializado y con un profesorado especialista en materia educativa, donde se le resuelvan las dudas, pero dejando que él también trabaje de forma individual poniendo en práctica lo aprendido. Así, no existe tanta dependencia alumno-profesor. Además, esto obliga al alumno a aprender a estudiar, de modo que puede hacerlo solo y de esta forma adquiera la práctica suficiente para realizar los ejercicios del examen sin problemas.

Este sistema funcionará siempre y cuando se combine con un trabajo de estudio en casa, ya que ningún sistema de apoyo puede ser un éxito sin el esfuerzo en solitario del estudiante. Es ésta, una de las principales lecciones que los padres debemos enseñar a nuestros hijos, en materia de educación.

Dirección General Centre d'Estudis AULA S.L.